Friday, May 12

Semper fidelis.

Cuando en el año mil novecientos noventa y cuatro, me partía las muelas y las costillas por la ciudad de Sarajevo, en la antigua Yugoslavia, una mina traicionera estalló sin previo aviso, de ahí el apelativo de traicionera, a menos de quinientos metros de nuestra situación. Sentí un terrible dolor en los tímpanos y un silbido seco me acompañó durante una buena temporada. En ocasiones, cuando hace frío o demasiado calor o simplemente cuando le apetece, pero siempre de noche, vuelve a surgir de la nada ese estridente pitido que hace que se me rompa el sueño y también el alma evocando dolosos recuerdos de mi pasado reciente.

Sé que esta pequeña introducción a parte de poder ser más o menos una miscelánea romántica y terrible no aportará muchos datos sobre mi persona… o tal vez demasiados. Pero ahora, estando aquí, que es un lugar que no se debe decir en voz alta, con el cuerpo magullado y dolorido hasta las entrañas, quiero decirles una cosa a ciertas personas que me leen y persiguen, de buena forma, cada paso que doy.

Jamás olvido a los amigos. Eso va por ti, tú ya sabes quien eres. Los amigos son esos pilares en los que se sostiene mi vida, mi esencia y mi alma y por ende mi voluntad para seguir adelante. Nunca pienses que me olvido de ti, porque sé que estás ahí todos los días y tienes un pensamiento y una oración para mí.

¡Qué Dios os bendiga!

Nota.- Este texto tan absurdamente amistoso, y tan poco mío, está dedicado a Noelia, Teresuca, Carmelilla, Iratxe, Lupita y Loly. A mi querido Maestro Armero que está convaleciente de una operación en el bajo vientre y al viejo JC., que Dios tenga en su gloria.

El Corso.

4 comments:

BOHOS.ORG said...
This comment has been removed by a blog administrator.
BOHOS.ORG said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Ana Guadalupe said...

Hola Corso!!!

Gracias.
Y si, también estás en mis oraciones noche a noche...
Te contaré que en más de una ocasión te he imaginado y te veo fumando un puro, en un barco, mirando hacia la lejanía, con una mirada que busca encontrar el puerto.
He querido al imaginarte, ver tus ojos, y los he visto color miel.
Corso, te he leído tus escritos (que nos haces favor de dejarnos) y aunque en ellos hay mucho de esas expresiones tan comunes en tí, también me han dejado conocer ese maravilloso ser humano que eres.

Hazme un favor, cuídate mucho. Aquí en este rincón del mundo hay alguien que pide mucho a Dios por tí.

Sinceramente: Ana Guadalupe
Besos!!!

José Manuel Recillas said...

Hola: No entendí el mensaje que dejaste en mi blog. No sé a qué coincidencias te refieras. Pensé que revisando tu blog me enteraría, pero no fue así. Salvo que a mí también me gusta la música clásica (en mi blog hay varias entradas sobre música clásica y de dj's).

Según veo, eres el primer español, tal vez el único, que se ha asomado a mi blog. No lo sé. La verdad es que no entendí tu recado, y fuera del recado previo, ni siquera sabía de ti ni de tu blog.

Mi Ping en TotalPing.com Creative Commons License
CARTAS ABIERTAS by www.diariodeprovincias.blogspot.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.